Rehabilitación con soluciones constructivas convencionales y bioclimáticas

Todos conocemos el nivel de eficiencia energética de la mayoría de los edificios construidos en España, sobre todo, los construidos con anterioridad a 1981, y por lo tanto, la necesidad de que sean rehabilitados en este sentido. Teniendo en cuenta que el primer principio básico de la eficiencia energética de los edificios consiste en la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica, en este post nos planteamos las soluciones convencionales a nuestro alcance, para alcanzar este objetivo, pero también las soluciones basadas en la arquitectura bioclimática y la bioconstrucción, por todos su beneficios ¿Qué opinas? ¿Qué medidas te parecen más adecuadas? ¿Siguen siendo 100% válidas las soluciones convencionales? Participa con tus comentarios.

muro trombe rehabilitacion energetica

09-06-2015

Teniendo en cuenta que la primera normativa sobre eficiencia energética que hubo en España data de 1979 -NBE CT-79- y que su período de obligado cumplimiento comienza en 1981, podemos concluir, como todos ya sabemos, que existe una alta demanda de edificios cuyo aislamiento térmico necesita ser mejorado. Haciendo recuento de períodos anteriores a esta fecha, se calcula que cerca de 40 millones de viviendas fueron construidas de esta manera, entre 1950 y 1981, siendo la última década la más productiva, alcanzando un total de 14.726.134 de viviendas construidas entre 1970 y 1981.

evaluacion impacto negativo materiales construccion

Los programas de ayudas económicas como el Plan de Vivienda y Suelo 2013-16 o el Programa Pareer, están dirigidos a subvencionar actuaciones de rehabilitación de los edificios residenciales existentes, y entre otras, incluyen actuaciones de rehabilitación relacionadas con la mejora del comportamiento energético de la envolvente térmica. El primer plan, el de vivienda y suelo, se dirige a edificios construidos con anterioridad al año 1981, mientras que el Pareer, que también incluye a los hoteles, se refiere a edificios construidos con anterioridad al año 2014.

rehabilitacion edificios viviendas

Actuaciones de mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica

Las actuaciones de mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica de los edificios, consisten en actuaciones sobre elementos constructivos que separen los espacios habitables bien del exterior, o bien de espacios no habitables en contacto con el exterior. El objetivo consiste en reducir la demanda energética destinada a calefacción y refrigeración de los espacios interiores. Por lo tanto se trata de medidas pasivas, que permiten la reducción del consumo energético de las instalaciones térmicas, al reducir las necesidades de calefacción y refrigeración para que el usuario alcance el confort térmico. Este es el primer principio básico, como todos ya sabéis, de la eficiencia energética de los edificios.

Las actuaciones para la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica del edificio, incluyen soluciones constructivas convencionales como:

Mejora de la resistencia térmica en muros de fachada, cubiertas y suelos, y particiones interiores, añadiendo aislamiento térmico, si no había o éste era deficiente, bien por el exterior, o bien por el interior, trasdosado o insuflado en cámara de aire vacía, si ésta existe. La colocación de aislamiento térmico por el exterior (SATE) tiene la ventaja, en comparación con el resto de soluciones, que permite reducir la transmitancia térmica lineal de los puentes térmicos. La fachada ventilada con cámara y aislamiento térmico continuo, también resuelve los puentes térmicos: pilares, frentes de forjados, contornos de huecos, etc..

puentes termicos envolvente edificio

– Sustitución de vidrios y marcos existentes, por otros de mejor comportamiento energético, utilizando para ello, vidrios dobles, e incluso en zonas muy frías, triples; de baja emisividad en ventanas a norte, para reducir la demanda de calefacción, y de protección solar (en el resto de orientaciones, para limitar las ganancias solares en verano, reduciendo así la demanda de refrigeración. La cámara de aire entre los vidrios, puede ir rellena de algún tipo de gas que reduzca la transmisión de calor por conductividad, y no son recomendables espesores de cámara superiores a 15 mm, ya que a partir de 20 mm no se mejora más la resistencia térmica global de la cámara.

Respecto de los marcos, es fundamental la elección del color (absortividad), según la zona climática, para que no absorba más radiación innecesariamente, que tenga rotura de puente térmico, y por supuesto la elección del material de baja transmitancia térmica, como puede ser la madera o el PVC, con la salvedad de que la madera es un material natural, y el PVC es un derivado del plástico y contiene cloro (policloruro de vinilo).

Por último, recordar que la normativa de ahorro de energía del CTE, considera no sólo la transmitancia térmica de vidrios y marcos  (CE3X es un ejemplo de ello) en ventanas y lucernarios, sino también la permeabilidad al aire de huecos según la zona climática, como se observa en el siguiente cuadro.

permeabilidad transmitancia vidrios marcos

Los valores 50 y 27 m³/h*m², se corresponden con la clase de ventana 1 y 2 respectivamente. Esta clasificación se completa con las clases 3 y 4, cuya permeabilidad se corresponde con valores de 9 y 3 m³/h*m² respectivamente (norma UNE-EN 12207).

– La instalación de protecciones solares, en época de verano, en zonas climáticas cálidas, puede ser de gran utilidad para reducir las ganancias solares, y así reducir la demanda de refrigeración. Generalmente consiste en elementos fijos, como pueden ser voladizos o lamas verticales u horizontales, o bien, en elementos móviles como toldos, estores o persianas que dependen del comportamiento del usuario. La domótica puede ser una gran aliada en la reducción de la demanda energética, si gestiona entre otras cosas, el funcionamiento de estos elementos teniendo en cuenta parámetros climáticos y horarios.

lamas orientables madera proteccion solar

Imagen: readthis.tk. Brise-soleil de lamas de madera orientables.

, y soluciones constructivas propias de la arquitectura bioclimática:

– El muros trombe, es una solución constructiva, que bien ejecutada, permite calentar los espacios interiores en invierno, y enfriar en verano. Su funcionamiento se basa en la colocación de una serie de elementos expuestos a a la radiación solar: un vidrio en la cara exterior, potencia el calentamiento de un muro de gran masa térmica situado en el interior, y separado de aquél por una cámara por donde circula el aire. En esta imagen se observa su composición y la situación de cada elemento:muro trombe edificio ahorro energia

Durante el invierno, el sol incide calentando el muro de gran inercia. Cuando baja la temperatura en el exterior (anochece), dicho muro emite el calor hacia el interior, y el vidrio colocado en el exterior limita las pérdidas hacia el exterior. En verano, en cambio, se utiliza para refrescar el aire interior durante la noche, haciendo circular dicho aire caliente, por la cámara del muro trombe, donde se considera que la temperatura es inferior.

– Las cubiertas y fachadas verdes, aportan aislamiento térmico adicional, por lo que aumentan la resistencia térmica de estos elementos de la envolvente, mediante el uso de materiales saludables y de una manera más sostenible, siempre y cuando la elección de las especies vegetales sea la adecuada. Los beneficios son múltiples, tanto para los usuarios de los espacios interiores de los edificios, como para el entorno donde se instalan, reduciendo entre otros problemas propios de zonas urbanizadas, el efecto de isla de calor o la contaminación ambiental.

cubiertas verdes vegetales eficiencia

– Los invernaderos adosados, se instalan en fachadas orientadas a sur, y permiten al igual que el muro trombe, calentar los espacios interiores en invierno, y limitar la temperatura en verano. En SAVIA Arquitectura han diseñado un tipo de invernadero industrializado para viviendas.

– Sistemas de ventilación natural y las chimeneas solares, permiten la renovación del aire interior sin necesidad de utilizar medios mecánicos. La chimenea solar, permite mejorar la ventilación natural y su funcionamiento se basa en la convección del aire, utilizando para ello la energía solar pasiva, que lo calienta. La forma más simple es una chimenea de color negro en su superficie exterior, que absorbe la radiación solar durante el día, calentando el aire contenido en su interior, y de esta manera favorece la formación de corriente de aire: cuando el aire se calienta, asciende creando un vacío y absorbiendo el aire del espacio interior, con el que comunica en su base. Este mecanismo permite refrescar los espacios interiores de los edificios, en sus diferentes plantas.

chimenea solar ventilación natural

-Soluciones constructivas relacionadas con la bioconstrucción: paja, madera, barro o tierra prensada, aislamiento naturales, etc..

Existe muchas más soluciones relacionadas con la arquitectura bioclimática y que iremos describiendo en próximos artículos.

¿Te ha parecido útil este post?  Participa con tus comentarios y comparte tu experiencia y conocimientos al respecto.

Si eres certificador energético, date de alta en nuestra web.


Escrito por:

Un pensamiento en “Rehabilitación con soluciones constructivas convencionales y bioclimáticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *