Certificación energética de edificios existentes

¿Para qué sirve la certificación energética de edificios ya existentes? Una pregunta que muchos clientes nos hacen. Te aclaramos las dudas en este artículo.

13-05-13

Hablando con varios clientes que nos han contactado para obtener su certificado energético muchos nos plantean la misma duda “¿Para qué sirve el certificado energético de edificios ya existentes? Nos lo han impuesto para vender o alquilar pero no le veo ningún beneficio.”

Ya indicamos varios de los beneficios de la certificación energética, el principal de todos ellos es el conocer la cantidad de energía demandada para mantener condiciones de confort.

A la hora de comprar electrodomésticos, queremos saber cuanta electricidad consumirán, o cuando compramos un coche, buscamos aquel que tenga un menor consumo de combustible, en esos casos conocemos la importancia porque lo vemos reflejado directamente en la factura de la luz o a la hora de ir a la gasolinera. En las casas y pisos es igual, pero hasta ahora no nos hemos parada a pensar en ello.

calificación-energetica-edificio-existente

Todos sabemos que existe una gran cantidad de viviendas vacías, todas ellas muy atractivas por la calidad de los acabados, porque tienen aire acondicionado y calefacción y todas las comodidades que se buscan hoy en día, sin embargo, debajo de los acabados los materiales no son tan buenos y el hecho de necesitar el aire acondicionado y la calefacción es muestra clara de que se va a consumir mucha energía.

La certificación energética nos va a ayudar a conocer cuales son las debilidades del inmueble y poder actuar sobre ellas para reducir el consumo de energía y hacer que el habitar en los inmuebles sea más agradable y económico.

El certificado y el estudio que el técnico realiza con la visita al inmueble, la toma de datos de las instalaciones, el estudio del entorno y de los cerramientos (paredes, ventanas y techos/suelos), le proporciona una visión global de cuanto se gastará al año en electricidad y combustibles.

Sobre los resultados del estudio, el técnico plantea las mejoras que reduzcan la cantidad de energía calculada. Algunas de esas medidas pueden ser el añadir aislamiento a los muros, cambiar las ventanas por unas de mejor aislamiento, o cambiar aparatos de las instalaciones para que sean más eficientes.

Los resultados del estudio, las mejoras y el efecto de implantar esas mejoras en el inmueble es lo que forma el certificado de eficiencia energética de edificios existentes.

Muchos de los clientes ven esas mejoras como algo imposible ya que no pueden invertir dinero en las obras o cambios que se indican. Otro de los puntos del certificado energético de edificios existentes es que de las mejoras que se planteen se puede realizar un estudio para ver el ahorro que proporcionan llegando a ser rentables las inversiones para llevarlas a cabo, el precio de la energía no para de subir, cada kWh que reduzcamos puede traducirse en varios euros ahorrados, con los que amortizar la inversión y tras haberlo hecho, llenar la hucha de ahorros.

Además, con el plan de vivienda que aprobó el gobierno, se habilitan ayudas y subvenciones para las reformas que busquen mejorar la eficiencia energética. De esta forma el gasto que se requiere para mejorar el inmueble no supondrá un gran desembolso para los propietarios.

Si quieres conocer de qué forma mejorar tu casa, te ofrecemos obtener tu certificado energético con el que sabrás qué cosas cambiar para aumentar tu calificación.


Escrito por:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *