Qué papel juegan las instalaciones térmicas en la eficiencia energética de tu vivienda

¿Cómo influye la eficiencia energética de las instalaciones térmicas en la eficiencia energética de tu vivienda? ¿Sabías que según datos del IDAE, en su publicación sobre Consumos del Sector Residencial en España, la calefacción supone el 47,0 % del total de la energía consumida en una vivienda? Un consumo superior al de los electrodomésticos con un 19,4%. E incluso superior al consumo asociado a la generación de Agua Caliente Sanitaria (ACS) con un 18,9%.

eficiencia energética de tu vivienda

15-05-2020

Por lo tanto casi la mitad del consumo energético en una vivienda se destina a la calefacción. Para reducir este consumo y mejorar la eficiencia energética de tu vivienda se pueden realizar intervenciones. La primera, mejorando el aislamiento térmico de nuestra casa. Posteriormente sustituyendo el sistema de calefacción, refrigeración y/o del agua caliente de tu vivienda, por otro de mayor eficiencia energética.

Mejora del aislamiento térmico

¿Sabías que el aislamiento térmico permite conservar el calor en el interior de la vivienda en invierno y aislar del calor exterior en verano? Tanto si es invierno o si es verano, si encendemos la calefacción o el aire acondicionado, lo último que interesa es que el calor se escape hacia el exterior, o se transmita hacia el interior respectivamente. Si esto sucede, nuestros equipos de calefacción y refrigeración tendrán que trabajar más y durante más tiempo. Por lo tanto consumirán más energía. Ya sea electricidad, gas u otro combustible.

Por otro lado recordamos que el aislamiento térmico de la vivienda no se encuentra sólo en las paredes. También se debe de instalar en la cubierta, en el suelo, ya sea en contacto con el terreno o con el aire, en las medianeras y en las particiones interiores con otros espacios de uso diferente, como locales comerciales o garajes. La eficiencia energética de las ventanas y puertas exteriores también influyen en la eficiencia energética de tu vivienda en función de sus prestaciones térmicas.

Todos estos factores deben de ser considerados en el diseño y construcción de obra nueva. Sin embargo cuando se trata de mejorar viviendas existentes, hacer estas mejoras puede no ser tan sencillo. En este caso habrá que buscar la solución más adecuada y en caso necesario implementar una combinación de las que sean técnica y económicamente viables. Déjate aconsejar por profesionales en cuanto a estas y otras medidas complementarias para la mejora de la eficiencia energética de tu vivienda.

Mejora la eficiencia energética de tu vivienda con medidas pasivas

A continuación os proponemos algunas medidas de mejora que en la práctica son intervenciones que no requieren demasiada obra.

Mejor ventanas con vidrio doble y marco con RPT

Sustituir las ventanas es una tarea que en muchos casos se considera limpia y sin demasiada obra. Especialmente efectiva en viviendas con grandes superficies acristaladas. Sustituir vidrios simples por dobles o triples y marcos sin rotura de puente térmico (RPT) por otros que sí lo tenga, es una medida efectiva. Se puede conseguir entre un 10 y un 25% de reducción de pérdidas de calor de media. Por lo tanto debemos de pensar siempre en utilizar ventanas con rotura de puente térmico y acristalamientos con cámara de aire.

La recomendación de los expertos es que la cámara sea de 12 mm como mínimo, pero nunca más de 20 mm porque ya no son efectivas. Además el vidrio puede tener un tratamiento especial que mejore sus prestaciones térmicas. Vidrios bajo emisivos para conservar el calor en el interior de la vivienda en invierno y de protección solar para bloquear la radiación solar exterior en verano. La elección de uno u otro dependerá del clima de la zona y de la orientación de la ventana.

También es necesario valorar el material que constituye el marco: madera, PVC o aluminio o acero. Todo dependerá de las dimensiones del hueco y del tipo de cierre. La madera es un material natural y que ofrece buenas prestaciones térmicas y acústicas. El PVC tiene unas buenas prestaciones térmicas pero es plástico y contiene cloro. Los marcos metálicos son más resistentes, válidos para marcos de grandes dimensiones, pero también más transmisores del calor.

Atención a la permeabilidad al aire de la ventana y de su instalación

Por último, la permeabilidad al aire de la ventana. La normativa clasifica las ventanas de la clase 0 a la 4, siendo la clase 4 la más hermética. Reducir las infiltraciones de aire exterior frío puede reducir la demanda de calefacción de la vivienda, lo cual se traduce en ahorro energético asociado al uso de la calefacción. Pero ojo! De nada sirve tener la ventana más hermética del mercado si su instalación no es hermética. Para ello será necesario atender al sistema de construcción y utilizar los productos adecuados para garantizar la estanqueidad de la instalación de la ventana.

Si se opta por incluir persiana (siempre es mejor otras alternativas para el oscurecimiento), el cajón debe de incluir aislamiento térmico para reducir el puente térmico. También es necesario que sean lo más herméticas posibles para evitar infiltraciones de aire no deseadas.

La protección solar en las superficies acristaladas reduce la demanda de refrigeración

Para reducir el consumo energético asociado a la refrigeración el mejor ejemplo es el de la protección solar. En zonas con veranos calurosos, bloquear la radiación solar incidente es una medida muy efectiva y que no consume energía.

Instalar toldos, viseras o voladizos, lamas horizontales o verticales, fijas o móviles o cortinas son algunos ejemplos. La ventaja de que el dispositivo de protección solar móvil está en que en verano bloquea la radiación solar y en invierno permite su aprovechamiento para calentar el espacio interior. La elección de un tipo u otro de dispositivo dependerá de la orientación y de las características del hueco.

Sistemas de climatización que mejora la eficiencia energética de tu vivienda

Una vez que ya has mejorado al eficiencia energética de tu vivienda mediante medidas pasivas, podemos plantear otras medidas activas como la mejora de los sistema de calefacción y/o refrigeración. Esta opción opción, en algunas ocasiones, puede ser más económica y viable en comparación con obras de mayor envergadura. No obstante, valora si vale la pena tener el equipo con mayor rendimiento del mercado, si lo tienes que utilizar durante más tiempo porque tu vivienda no está aislada. Todo ello teniendo en cuenta el coste económico y ambiental que esto supone.

El paso de los años y la falta de mantenimiento afecta al rendimiento de las instalaciones

Como nuestro propio vehículo, los equipos de calefacción y refrigeración, con el tiempo y el uso se desajustan. O simplemente empiezan a consumir más energía. Y aunque un profesional cualificado realice un adecuado mantenimiento y sustituya las piezas que se van deteriorando, siempre se va perdiendo eficacia con el paso de los años.

Por otro lado los avances en la investigación y desarrollo han ampliado la oferta en el mercado en cuanto a equipos de calefacción, refrigeración y/o ACS cada vez más eficientes y de mayor calificación energética. Equipos que consumen menos energía en comparación con otros más antiguos y que mejoran la eficiencia energética de tu vivienda.

Mejora de la calefacción

Podemos mejorar el sistema de calefacción, por ejemplo, sustituyendo la caldera atmosférica o estanca por una de condensación.

Integrar el aprovechamiento de la energía renovables también es una opción viable por ejemplo a través de la aerotermia. Esta tecnología no funciona por combustión sino que consume una parte de electricidad (25%) y el resto aprovecha el calor del ambiente (75%). Por lo tanto su rendimiento es muy superior a cualquier caldera de gas, gasóleo o biomasa cuyo rendimiento puede ser inferior al 100% La bomba de calor de aerotermia puede tener un rendimiento energético en torno al 400%. Además esta tecnología se puede aprovechar para generar calefacción, refrigeración y ACS. Todo en un sólo aparato.

Refrigeración más eficiente

Con el paso de los años los equipos de climatización disponibles en el mercado han ido mejorando su rendimiento energético. Han pasado de valores de EER del 2,6 al 4,6. En instalaciones muy antiguas, en zonas con veranos severos es una buena medida de ahorro.

Recuerda que para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda debes de optar primer lugar por medidas de mejora pasivas. Es decir, que no consuman energía para su funcionamiento.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Participa con tus comentarios aquí abajo y comparte entre tus contactos en redes sociales.

Si eres certificador energético, date de alta en nuestra web.

Aprende a realizar certificados energéticos con este curso online gratis

Artículos relacionados

Certificado energético de oído o sin visita un fraude en toda regla

Modificación del Real Decreto 235/2013 de certificación energética de edificios

Tras la publicación del nuevo CTE 2019 ¿Que programa de certificación energética utilizo?

Documentos reconocidos modificados en la certificación energética de edificios por cambios normativos

Requisitos para ejercer como Técnico Certificador Energético


Escrito por:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *