Nuevo etiquetado energético para iluminación además de para electrodomésticos

A partir del mañana desaparece el etiquetado energético antiguo en fuentes de iluminación. Desde el 1 de septiembre disponemos de nuevo etiquetado energético para este tipo de productos. No olvidemos que ya cambió el 1 de marzo para determinados electrodomésticos. Ahora las bombillas con letra A+++ serán con el nuevo etiquetado energético de clase B, C e incluso inferior. Si quieres saber el porqué sigue leyendo.

nuevo etiquetado energetico para iluminacion

Fuente imagen. IDAE. Eficiencia energética

14-09-2021

Nuevo etiquetado energético para bombillas y lámparas

El nuevo etiquetado energético para fuentes de iluminación está disponible desde el 1 de septiembre. Con esta modificación se re-escalan los productos. Es decir, desaparecen las clasificaciones A+, A++ y A+++ que pasan a tener clasificaciones inferiores. La nueva escala energética va de la A a la G como en los edificios. Por lo tanto puede suceder que una bombilla que antes tenía una clasificación A+++ pase a tener una letra inferior.

Nuevos métodos de ensayo de medición del consumo

El cambio del etiquetado energético, ha sido motivado por la Comisión Europea. El objetivo es adaptar la clasificación energética de bombillas y lámparas a nuevos métodos de ensayo respecto de su consumo. Todo ello para favorecer la transición energética hacia una economía baja en emisiones. Según el IDAE la iluminación supone alrededor de un 11,75% del consumo eléctrico en viviendas. Sustituir lámparas en casa por otras de menor consumo puede suponer un ahorro en la factura energética cada mes.

Los nuevos métodos de ensayo, desarrollados a nivel europeo, incorporan importantes cambios en sus mecanismos de medición. Lo que se busca es adecuar de forma más efectiva el ensayo al uso real del aparato eléctrico en el hogar. Con ello se consigue que cambie tanto el consumo como la clase energética en la escala.

Una bombilla con clase A+ antigua podrá tener una D o inferior

Las lámparas y bombillas con clasificación A serán las de nenor consumo. Por lo tanto mayor eficiencia energética. Todo lo contrario que los productos de iluminación con clasificación G, que serán los de mayor consumo. La razón del cambio obedece a la necesidad de fomentar el desarrollo tecnológico. Por lo visto, lo que ha sucedido es que la clasificación A+ y superiores han absorbido demasiados modelos. No existía la opción de distinguir nuevos desarrollos tecnológicos.

Con esta reclasificación ahora sí tendrá cabida la innovación y capacidad para diferenciarse. Los futuros desarrollos tecnológicos ocuparán las más altas clasificaciones. Es decir, letras A y B. Por lo tanto, lo habitual a partir de ahora será encontrar productos de clase B o inferior. Con el nuevo etiquetado energético, las clases más frecuentes serán las de clase D e inferiores.

En 14 días hábiles desde el 1 de septiembre, el consumidor podrá seguir encontrando la etiqueta antigua. Posteriormente y hasta el 31 de mayo de 2022 la etiqueta antigua sólo se encontrará en productos que no se sigan fabricando. Lo que tardaremos es en ver serán las bombillas y lámparas con la nueva clase A.

Además también habrá cambios para la iluminación de exterior. Por lo visto se encuentra en trámite de audiencia e información pública un nuevo RD. Exactamente el de ahorro y eficiencia energética y reducción de la contaminación lumínica. Referido lógicamente a instalaciones de alumbrado exterior.

El precedente del etiquetado energético de los electrodomésticos

Algo similar ya ha sucedido con el etiquetado energético de algunos electrodomésticos. Exactamente los frigoríficos, congeladores, vinotecas, lavadoras, lavasecadoras, lavavajillas y pantallas electrónicas. Las nuevas etiquetas disponibles irán de la A a la G y también desaparecen las A+, A++ y A+++. Del mismo modo, el re-escalado puede hacer que cambie la letra del electrodoméstico manteniendo su eficiencia energética.

El cambio también obedece a los nuevos métodos de ensayo. Nuevas metodologías de medición, que hacen cambiar tanto la clasificación energética como el consumo. Es decir, no existirá una correlación entre la nueva clasificación y la anterior. Una lavadora por ejemplo, con una clase A+++ puede ser ahora B, C o inferior. Rastreando un poco por internet se puede comprobar el cambio. En la web del OCU encontramos un ejemplo. Una lavadora con letra A+++  puede ser una D con el nuevo etiquetado energético.

nuevo etiquetado energético electrodomesticos ocu

Imagen. Fuente ocu.org. Antiguo etiquetado a la izquierda y nuevo etiquetado energético a la derecha.

El nuevo etiquetado queda regulado por el Reglamento UE 2017/1369. Cambia la escala, incluye pictogramas, consumo anual de energía, código QR y clase asignada. Los aparatos tendrá una clase energética más baja que con la etiqueta antigua.

A continuación os dejamos un video muy interesante al respecto.

Fuentes artículo. IDAE. Nuevo etiquetado energético para iluminación y para electrodomésticos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Participa con tus comentarios, y compártelo entre tus contactos en redes sociales.

Si eres certificador energético, date de alta en nuestra web y recibe encargos directos de clientes sin intermediarios.

Aprende a realizar certificados energéticos con este curso online gratis

Otros artículos de interés:

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) amplia su plantilla ¡Inscríbete!

Level(s) para la evaluación de la sostenibilidad de edificios será imprescindible en los próximos años

Declaración ambiental de producto para el diseño y construcción de edificios sostenibles

DB HE del CTE 2019 y cómo justificarlo en 5 pasos

CERMA: certificación energética de edificios nuevos y existentes, se actualiza al nuevo CTE 2019


Escrito por:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *